Identificadas las células en las que se esconde el VIH

94
- Anuncios -

Un estudio describe los marcadores moleculares que permiten saber qué linfocitos T CD4+ están siendo utilizados como reservorios
La eficacia de las terapias antirretrovirales frente al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ha posibilitado que, a día de hoy, los pacientes pueden vivir muchas décadas tras haber contraído la infección. Sin embargo, no son capaces de erradicar el virus, por lo que la infección nunca llega a curarse. Y es que el VIH se ‘esconde’ dentro de algunas células del organismo, los denominados ‘reservorios virales’, en las que no puede ser alcanzado ni por los fármacos antirretrovirales. Por el contrario, el virus, lejos de permanecer en un estado de latencia, se sigue replicando dentro de estos ‘pisos francos’. Pero ahora, investigadores del Centro Hospitalario de Investigación de la Universidad de Montreal (Canadá) parecen haber encontrado, por fin, estos reservorios, lo que abre la puerta al desarrollo de tratamientos que puedan curar la infección.

Como explica Nicolas Chomont, director de esta investigación publicada en la revista «PLOS Pathogens», «hemos encontrado los marcadores celulares para tratar los reservorios del VIH. Un descubrimiento que ofrece nuevas perspectivas terapéuticas para eliminar estos reservorios y, quizás algún día, llegar a curar a las personas infectadas con el virus».

‘Pisos francos’
Para sobrevivir en el organismo, el VIH necesita alojarse en una célula, por lo general en los linfocitos T CD4+, tipo de glóbulo blanco implicado en la activación del sistema inmune frente a las infecciones. Sin embargo, estos linfocitos T CD4+ no solo no parecen ser muy eficaces frente al VIH, sino que son utilizados como pisos francos.

Como indica Nicolas Chomont, «los fármacos antirretrovirales funcionan bien. Por lo general, la carga viral cae a niveles indetectables en los análisis sanguíneos. El problema es que si una persona interrumpe la terapia antirretroviral, entonces el VIH vuelve a aparecer rápidamente dado que permanecía escondido en los reservorios. Por tanto, el objetivo debe ser identificar las células en las que se esconde el virus y destruirlas. Y de tener éxito supondría que las personas podrían interrumpir de una forma segura la terapia antirretroviral, que no se encuentra exenta de efectos secundarios».

Entonces, solo se trata de encontrar los reservorios. Y por lo que parece, los principales candidatos son los linfocitos T CD4+. Pero hay un problema. El número de linfocitos T CD4+ que albergan al virus es muy escaso. Se estima que por cada millón de este tipo de linfocitos, solo uno esconde un VIH en su interior.

En nuestro estudio hemos encontrado los marcadores celulares para tratar los reservorios del VIH
Nicolas Chomont
La buena noticia es, como muestra el estudio, que los reservorios virales tienen unas características inmunológicas comunes. Más concretamente, los resultados describen la presencia de tres proteínas de superficie –denominadas ‘PD-1’, ‘LAG-3’ y ‘TIGIT’– en todas las células que alojan el VIH.

Como apunta Rémi Fromentin, co-autor del estudio, «utilizando la analogía de una casa, PD-1, LAG-3, y TIGIT son la chimenea, la puerta y la valla de esta casa. Así, el objetivo es destruir todas las ‘casas’ que tengan estas características para, así, eliminar el virus».

Estrechando el cerco
En definitiva, parece que el VIH seguirá teniendo un lugar para alojarse, pero quizás ya no un lugar en el que ocultarse.

En palabras de Rémi Fromentin, «nuestro descubrimiento es importante porque hasta ahora ninguna combinación de marcadores tenía el potencial para el tratamiento frente al VIH ‘oculto’. Y la ventaja es que ya contamos con fármacos anticancerígenos específicamente dirigidos a estos marcadores. Así, creemos que podremos usar estos mismos fármacos para destruir los reservorios del VIH».

El próximo paso será evaluar qué anticuerpos se unen de forma específica a estos marcadores. Sin embargo, y dado que los fármacos anticancerígenos con actividad frente a los marcadores ya están aprobados por las agencias reguladoras, debe esperarse que su aplicación en el tratamiento del VIH, de confirmar su eficacia, no requiera de demasiado tiempo.

- Anuncios -
Compartir